Tipos de pesca que podemos practicar

Cuando hablamos de los tipos de pesca que existen debemos distinguir antes entre pesca de río y pesca de mar. Dependiendo de dónde vayamos a pescar emplearemos un conjunto de técnicas de pesca u otras.




Leer más

La pesca, un deporte que día a día evoluciona y gana más aficionados que, para llegar a ser profesionales, requieren mucha práctica y amplios conocimientos que podrán adquirir en Blog de Pesca.

En Blog de Pesca te explicamos los tipos de pesca que se desarrollan tanto en mar como en río y cómo se practican.

Si empiezas a pescar te recomendamos la pesca de mar, ya que los tipos de pesca que se practican en esta modalidad no son complicados y el material que se usa suele ser básico, aunque eso dependerá de cada técnica y de cada pescador.

En este blog podrás aprender todo sobre los tipos de pesca y sus técnicas, justo lo que necesitas para convertirte en un gran pescador. Aprende de la manera más sencilla cómo llenar tu cesta con los mejores ejemplares.

Lo mejor de los tipos de pesca es que se aprenden muy rápido ya que sus técnicas son sencillas. Te recomendamos que no te centres en un solo tipo de pesca, si no que explores todos los tipos posibles que hay, así sabrás cómo desenvolverte en cualquier situación. A veces esto es difícil, ya que siempre nos decantamos por un tipo de pesca determinado que nos gusta más o con el que nos sentimos más cómodos, pero es bonito también conocer todos los tipos de pesca para poder elegir.

Antes de hablar de los tipos de pesca que existen, debemos tener presente que cada uno requiere un anzuelo específico.

tipos de pesca

Tipos de pesca de río

Casi todos los tipos de pesca de agua dulce pueden llevarse a cabo desde una embarcación, pero la mayoría se practican desde la orilla. Al usar embarcación para pescar debes de tener en cuenta que, si tiene motor, la distancia de separación mínima a la que tiene que estar el cebo del barco debe ser de 15 metros. Igual sucederá en pesca de agua salada.

Las técnicas que se usan en pesca de agua dulce se dividen en tres categorías: la pesca con mosca, la pesca con cebos naturales y la pesca con señuelo.

El tipo de pesca más artístico y refinado es, sin duda, la pesca con mosca. Aunque aprender este tipo de pesca no es del todo complicado, sí es muy difícil llegar a convertirse en un gran experto en esta técnica. Su dificultad radica en que hay que aprender a lanzar la mosca, a moverla correctamente y hay que estudiar la forma de alimentación de las presas que queramos atrapar para saber con qué mosca pescarlos. Si la mosca se lanza río arriba tenemos más probabilidades de que el pez no perciba nuestra presencia.

La pesca con señuelos se basa en la utilización de réplicas de insectos o pequeños peces en vinilo de colores brillantes. Lo que hacen es llamar la atención del pez y obligarlo a picar.

La pesca con cebo natural se realiza con gusanos, lombrices, insectos o peces de pequeño tamaño.

Las mejores zonas para desarrollar los tipos de pesca en aguas dulces son los estuarios, desembocaduras de ríos caudalosos que se unen al mar. Estos lugares atraen a muchos ejemplares por la mezcla de aguas y su movimiento. Suelen ser sitios con vegetación y mucha vida acuática, ya sea fauna o flora, que facilitan su captura. La pesca en estuarios permite practicar varios tipos de pesca incluidos los que acabamos de mencionar.

Tipos de pesca de mar

Los tipos de pesca más populares que se practican en agua salada son el spinning, el surfcasting y el jigging.

El spinning se practica empleando un cebo artificial. Este tipo de pesca se deriva de las técnicas casting ya que se lanza hacia el mar desde la orilla. A diferencia del surfcasting, en la pesca a spinning el sedal se recoge de manera constante, sin pausa, para llamar la atención de los posibles ejemplares.

En el surfcasting se lanza desde la orilla, normalmente desde una playa, empleando plomos y señuelos flojos en la línea, que se deja quieta hasta que pican. De todos los tipos de pesca de los que hablaremos es el más relajante.

Hablemos ahora del jigging. La pesca jigging consiste en adentrarse en el mar desde una embarcación y, cuando se alcancen al menos 20 metros de profundidad, lanzar la línea dejando que se sumerja con las plomadas hasta que llegue a tocar el fondo marino. Es un tipo de pesca muy técnico y efectivo. Tiene su origen en Japón y hoy se practica en muchos lugares del planeta. Es una pesca en forma vertical. Una vez que el señuelo se hunde, la línea se recoge a golpes de manera enérgica y con movimientos rítmicos imitando a un pez herido que intenta alcanzar la superficie. Por esta razón se emplean señuelos en forma de pequeños peces. Esto atrae a grandes depredadores de los fondos marinos como barracudas o dorados. Se suele practicar al amanecer, cuando cambian las mareas, que es cuando los ejemplares están más activos y salen en busca de alimento. Este es, de todos los tipos de pesca de esta modalidad, la que emplea el sedal más resistente y el equipo más duradero, ya que las presas son de gran tamaño y, por ende, desencadenan mucha fuerza al intentar librarse del anzuelo al picar.

Todas estas técnicas son tipos de pesca deportiva o de autoconsumo.

Para pescar especies marinas de pequeño tamaño se utiliza el tipo de pesca de arrastre, que consiste en lanzar unas redes al mar desde una embarcación que capturan presas de menor tamaño que con caña y más cantidad. Atrapa los bancos de peces pequeños pero no necesariamente de una sola especie, este tipo de pesca es poco selectivo.

La pesca de arrastre se usa casi exclusivamente para el comercio por sus numerosas capturas masivas.

Y debemos tener en cuenta la siguiente premisa: cuanto más grande sea el ejemplar que queremos capturar, más grande deberá ser el cebo.

Todos estos tipos de pesca que hemos mencionado y todos los demás que encontrarás en blogdepesca.com los podemos clasificar en grupos, dependiendo de qué equipamiento se utilice para desarrollar la práctica, en qué lugares se realiza o para qué se hace.

Veamos algunos ejemplos de tipos de pesca a continuación:

Pesca artesanal: es la pesca que se realiza con aparejos y técnicas tradicionales de pesca. Es una pesca de autoconsumo, aunque en ocasiones puede ser comercial, pero ya casi no se comercializa con capturas de este tipo de pesca.
Pesca industrial y comercial: es el tipo de pesca que se lleva a cabo con grandes embarcaciones portuarias que transportan cantidades de peces enormes para las empresas de pescado. La pesca comercial es muy parecida, se diferencia en que las capturas son vendidas a comerciantes o lonjas.
Pesca deportiva: es la pesca que se practica por deporte. En este tipo de pesca las capturas son devueltas al agua generalmente, aunque en ocasiones se emplea para el autoconsumo. Es la pesca que más respeta el medio ambiente.
Pesca ornamental: consiste en la captura de especies para su posterior exhibición en acuarios o museos.
Pesca submarina: tipos de pesca que se basa en que el pescador tiene que sumergirse para capturar ejemplares con la ayuda de un arpón.
Pesca costera: como su propio nombre indica, es la pesca que se realiza desde la costa.
Pesca lacustre: de los tipos de pesca de agua dulce es la que se lleva a cabo en los lagos. Pudiéndose atrapar también crustáceos o moluscos que habitan en este tipo de lugares.
Pesca con hilo: es la técnica que se emplea utilizando sedal sin caña con señuelo.
Pesca de bajura: se le llama así al tipo de pesca que se lleva a cabo no muy lejos de las costas, siempre con embarcación y generalmente con fines comerciales. Se suelen emplear para ello técnicas de pesca tradicionales y las jornadas de pesca no duran más de un día. Las capturas de este tipo de pesca se comercializan en lonjas o subastas el mismo día que son pescadas.
Pesca de altura: al contrario que la pesca de bajura, esta se realiza mar adentro con fines comerciales o industriales. Se denomina pesca de altura también a la pesca deportiva a gran distancia de la costa. Unos ejemplos de tipos de pesca de altura son al curricán o al brumeo. La pesca al curricán se realiza con una caña fijada en una embarcación que tira de ella y, a su vez, del ejemplar capturado hasta su recogida. El brumeo consiste en cebar previamente las aguas para facilitar la caza de ejemplares como el atún o los zorros. En este tipo de pesca se utilizan técnicas y herramientas como el palangre, para el bacalao; la red de deriva, muy poco selectiva pero dirigida a especies que limitan su contacto con los fondos marinos; la red de arrastre, dedicada a la pesca de la sardina en fondo.

Cuando te enfrentes a un día de pesca en el que no hayas capturado ningún ejemplar, no te eches atrás ni te desmoralices, la pesca necesita paciencia y tiempo para aprender a practicarla. Revisa bien el cebo, si es el correcto para ese pez que quieres pescar; analiza tu entorno, cerciórate de que estás en el lugar correcto donde están los peces; comprueba tu caña, que esté bien montada y tenga las características acordes con el entorno y la técnica que estés empleando; comprueba el sedal, que sea el adecuado, ten presente que el sedal se elige teniendo en cuenta la profundidad que tenga el agua donde estemos pescando y, en caso de duda, observa al resto de pescadores de la zona, seguro que ellos podrán ayudarte. El error puede estar en algo tan simple como, por ejemplo, que el cebo no esté a la distancia correcta del flotador. Te recomendamos que empieces a practicar en aguas quietas, es decir, en aguas que no tengan frecuentes movimientos ni corrientes.

Hazte un experto pescador informándote de todo en nuestro blog de pesca:

Ocultar

error: