Pesca al curricán: Un abanico de posibilidades

currican

La técnica de la pesca al curricán en un tipo de captura que se realiza desde una embarcación arrojando las líneas al agua pudiendo llevarse a cabo en superficie, medio fondo o en profundidades, ofreciendo variantes de diversa índole.

La pesca al curricán (también conocido como cacea o trolling) es una técnica que se realiza desde una embarcación y consiste básicamente en arrastrar el señuelo desde el navío a una velocidad lenta para ir recorriendo distintas zonas y así atraer a las presas.

En la pesca al curricán puede haber variantes que no la hagan monótona, ya que se puede llevar a cabo a distintas profundidades. La primera de ellas, en superficie, es la más utilizada, ya que es de índole deportivo, mientras que la última, la de fondo, tiene una mirada más comercial.

 

Como pescar al currican

Para llevar a cabo la pesca al curricán, hay que sujetar las cañas a la popa del barco, al hablar en plural es sabido que se utiliza más de una línea. Cada uno de estas debe estar a una cierta distancia entre sí y también del barco, para que no se enreden ni asusten a los peces.

 

Otro concepto a tener en cuenta en la pesca al currican es que se pueden utilizar cebos artificiales o naturales, y de esto dependerá la velocidad a la que se desplace la embarcación. En ambos casos se deberá ir lento, pero si se emplean los cebos artificiales como señuelo se deberá recorrer las aguas un poco más rápido para que el ejemplar no se percate del engaño. Los movimientos oscilan entre los 1,5 y los 4 nudos de velocidad.

 

El curricán se realiza mayormente en mares, aunque también es posible ponerlo en práctica en grandes embalses, lagos o ríos. Es un estilo que tiene variantes y de los pocos que tiene una mirada deportiva como comercial indistintamente.

Entre las especies que se pueden atrapar con la técnica de pesca al curricán se pueden encontrar varios tipos, aunque algunas de ellas son atunes, dentones, caballas, merlines, lubinas, meros, corvinas, etc. Siempre depende de la distancia de la superficie que se elija.

 

Pesca al currican en superficie

Cuando se va a realizar pesca al curricán de superficie hay que saber que se hace en una zona no muy lejana a la costa. Con este tipo de pesca al currican se pueden atrapar ejemplares de pequeño y mediano tamaño que suelen alimentarse cerca de la costa. El tipo de capturas que pescaremos dependerá del cebo, pero generalmente se suelen capturar ejemplares mayores con cebo natural, dentro del tamaño que podemos hallar en la costa.

Las especies que podemos capturar en la costa son lirios, palometas, doradas, melvas, seriolas, etc.

 

Pesca currican de fondo

En la pesca currican de fondo hay que dirigirse a una localización que tenga un mínimo de 10 metros de profundidad y un máximo que puede llegar hasta los 50 metros.

En cuanto a esta especialidad dentro del tipo de pesca a currican hay que saber que se buscan presas grandes, y para llegar al fondo hay que contar con plomos adecuados o bien, si se quiere un equipo más sofisticado, se pueden utilizar profundizadores (los cuales llevan el señuelo a una distancia deseada con más precisión).

Algunas de las especies con las que nos podemos encontrar son: besugos, morrajas, pargos, etc.

Pesca al Currican

 

Aparejos para pesca al currican

Para cada modalidad de este tipo de pesca al currican se emplean unos aparejos distintos, claro, ya que el uso inapropiado de alguno de ellos podría suponer la rotura del equipo, la pérdida de las capturas e incluso podríamos llegar a hacernos daño.

Para desarrollar esta pesca en superficie se suele utilizar una caña currican más ligera para poder detectar la picada y recoger a tiempo la línea, mientras que en la pesca curricán de fondo se usan cañas más largas y resistentes para aguantar la lucha de las presas y sus embestidas.

 

A parte de emplear cañas para pesca al currican, también se puede usar un hilo de nylon sujeto con la mano para especies pequeñas que nadan por la superficie, pero para ello hay que elegir bien la carnada y los elementos que vayamos a utilizar, ya que un enredo o la picada de un pez más grande puede poner en riesgo la mano del pescador que utilice este método. Aunque si  esta pesca se realiza de la manera correcta es un gran entretenimiento y una divertida aventura.

 

Con los carretes currican sucede lo mismo que con las cañas, estos deben ir acordes al resto de aparejos que se empleen. Pero en general para este tipo de pesca se utilizan carretes de currican multiplicadores, aunque para el currican de superficie hay quien usa carretes de bobina fija. Lo que tenemos que tener en cuenta es que si es de fondo tenemos que utilizar un carrete más resistente que si pescamos en superficie. De igual manera elegiremos el sedal: mucho más grueso y resistente en fondo que en superficie. Actualmente se están empleando los sedales trenzados, ya que aguantan el doble que los sedales de monofilamento.

 

En cuanto a los señuelos para currican que podemos elegir existen dos tipos: los anzuelos con cebo natural y los de cebo artificial.

Si te animas a probar un cebo natural, te recomendamos que utilices anzuelos triples o poteras, dado que son los que incorporan los cebos artificiales y los que más se usan en esta pesca.

Los señuelos para currican con cebo artificial han de tener colores llamativos y filamentos que llamen la atención del pez con su movilidad. Pueden incorporar plumas o vinilos. Todos ellos de gran tamaño, pues estamos practicando una pesca de captura de grandes especies.

Si se quiere usar cebo natural, deberemos pescarlo antes, estos serán peces de pequeño tamaño que formen parte de la dieta regular de nuestras capturas. Debemos tener cuidado al enganchar este tipo de cebo en el anzuelo, ya que de no estar bien sujeto, podría deshacerse en el transcurso de la tirada y estropearnos un lance. Todo dependerá de lo bien que lo agarremos con el sedal al anzuelo.

Para completar la información de este artículo sobre pesca al currican, te dejamos un vídeo ilustrativo de esta técnica.

Deja un comentario