Peces y fauna marina que nos podemos encontrar

La pesca es un maravillosos deporte en todos los sentidos, y si además eres un apasionado de la naturaleza, todavía lo disfrutarás más: los peces, la vegetación, el paisaje…




Leer más

Al practicar la pesca estamos en constante contacto con la naturaleza: la fauna y la flora del paisaje que nos rodea. Es increíble sentir el agua bajo tus pies al tiempo que escuchas los juncos moverse al ritmo de la brisa o, en caso de estar en agua salada, el sonido de las olas rompiendo cerca de ti y el aroma inconfundible a salitre.

Pescar es también una bonita forma de reconciliarnos con el planeta, observando y participando de ella en todo su esplendor.

Podemos aprovechar nuestras jornadas pesqueras para estudiar el medio ambiente y las criaturas que lo habitan.

Diversidad de especies acuáticas a tu alrededor

La diversidad de especies con las que nos podemos encontrar es casi infinita, y diferente si pescamos en agua dulce o en agua salada.

Si vamos a pescar en el mar tenemos que saber que algunas de las especies de peces que hallaremos son: lubinas, sargos, barracudas, morenas, atunes, meros y muchos más.

Y si por el contrario, preferimos un día de pesca en río, podremos pescar: truchas, anguilas, salmones, basses, lucios, luciopercas, siluros, etc.

No solo hay a nuestro alrededor especies acuáticas cuando ejercemos la pesca, mira bien y observa que también hay gaviotas, pelícanos, garzas, patos, crustáceos y moluscos como mejillones, caracoles, cangrejos, almejas o berberechos, y muchos más.

peces y fauna marina

Existen especies de peces que se pueden encontrar tanto en agua salada como en agua dulce como los tiburones, las anguilas, las truchas o los salmones. Se llaman igual pero su cuerpo funciona diferente dependiendo del medio donde vivan.

Todas y cada una de estas especies conviven en armonía y se basan de otros para alimentarse. Por ejemplo, la gaviota se alimenta de pequeños peces y estos, a su vez, de moluscos que puedan encontrar. Así se desarrolla la cadena trófica de los ecosistemas acuáticos, en perfecta armonía.

Todo este fantástico ecosistema también nos ayuda a que nuestro día de pesca sea provechoso, ya que podemos valernos de la ayuda del medio ambiente para conseguir capturas. Sabiendo que los peces se ocultan por lo general entre las algas o los juncos, nos podremos orientar mejor a la hora de saber dónde lanzar. En este caso, la vegetación acuática juega en nuestro favor.

La mayoría de peces suelen ser omnívoros, aunque hay algunas especies que sólo se alimentan de algas, pero son pocos. Otros se alimentan exclusivamente de plancton que filtran a través de sus bocas y branquias. Los que podremos pescar llegado el caso son los que comen de todo, así se lanzarán a por nuestro señuelo sin pensarlo.
El extraordinario mundo acuático se manifiesta ante nosotros en todo su esplendor dispuesto a que disfrutemos al máximo de él, siempre respetando el medio ambiente, por supuesto.

Para obtener más información, visita también el resto de categorías de la web:

Ocultar